Historia, uso, composición y fabricación de las Aguas de Colonia durante la estancia de Napoleón I en la isla de Santa Helena

L'Empereur Napoléon 1er Jean Marie FARINA

A) HISTORIA DEL AGUA DE COLONIA

 

En 1725, JEAN-PAUL FÉMINIS, de origen italiano, se establece en COLONIA para preparar y comercializar su «EAU ADMIRABLE» o «AQUA DE REGINA» cuya receta dijo que había obtenido de un monje de Oriente. Pero, desde el siglo XIV, esta fórmula ya se preparaba en el convento SANTA MARIA NOVELLIA en FLORENCIA y tuvo entonces un gran éxito. No obstante, se sabe que JEAN-PAUL FEMINIS conoció bien a una monja de ese convento, SAINTE MARIE CLÉMENTINE.

 

 

 

 

L'Empereur Napoléon 1er Madame Du BARRY

JEAN-MARIE FARINA, SU SOBRINO, se une a él en COLONIA para ayudarle. Cambian el nombre de su AGUA y la llaman ahora «AQUA COLONIENSIS» o AGUA DE COLONIA y la distribuyen por todo el mundo.

 

En 1760 se introduce en Francia el AGUA DE COLONIA JEAN-MARIE FARINA.

 

El futuro Napoleón I nació en 1769; al mismo tiempo, la Sra. DU BARRY introdujo el AGUA DE COLONIA JEAN-MARIE FARINA como perfume de toilette en la “corte perfumada” de Luis XV (1769-1774).

 

El éxito del AGUA DE COLONIA continuó extendiéndose en los años siguientes.

 

 

B) USO DEL AGUA DE COLONIA EN LOS AÑOS 1770-1820

L'Empereur Napoléon 1er

El AGUA DE COLONIA se usaba en aquella época, tanto INTERNAMENTE como EXTERNAMENTE:


POR INGESTIÓN
: Esta fórmula, elaborada en un convento en virtud de sus propiedades terapéuticas, como el AGUA DE MELISA DE LAS CARMELITAS, es activa, o supuestamente activa, para muchas afecciones: náuseas, vómitos, digestiones difíciles, dispepsias; las úlceras y la acidez gástrica; insuficiencias hepáticas; fiebre; reumatismo; escorbuto; espasmos, cólicos e infecciones intestinales; parásitos intestinales e incluso... impotencia.

Los aceites esenciales que la constituyen son efectivamente potentes antisépticos reconocidos.


POR PULVERIZACIÓN Y FRICCIÓN:
: Para la aromatización del cuerpo, claramente, pero también, por fricción, como antiséptico, cicatrizante y antipruriginoso cutáneo; como estimulante muscular y tónico venoso; para tratar las picaduras de insectos y los efectos desagradables de la transpiración. Además de eso, como antiséptico de las vías respiratorias por inhalación de esencias volatilizadas en contacto con la piel.

EL AGUA DE COLONIA fue mucho más que un simple perfume, el producto de base de una farmacia personal de uso común.

 

 

C) COMPOSICIÓN DEL AGUA DE COLONIA

Las AGUAS DE COLONIA de este período son productos de lujo y buen gusto cuyo bouquet es fino y discreto.

Se componían de una mezcla de esencias de aurantiacas y labiadas, floridas con infusiones de naranjo; disolviéndose el conjunto en “Espíritu de Vino”.

El “Espíritu de Vino” es simplemente alcohol etílico.

Galénicamente, se trata de alcoholatos, es decir, un líquido obtenido por destilación del alcohol sobre una sustancia aromática o un alcohol con principios volátiles de una o más sustancias aromáticas. Muchos pueden transformarse en licor a través de la adición de azúcar.

Eran remedios muy conocidos y buscados.


Por ejemplo, el alcoholato de romero tenía el nombre de “Agua de la Reina de Hungría”, porque se decía que había transformado a una princesa septuagenaria, paralítica y con gota en una joven seductora a la que el Rey de Hungría pidió en matrimonio. También entra en la composición del “Vinagre de los Cuatro Ladrones”.

 

 

L'Empereur Napoléon 1er Raymond LULLE

D) PREPARACIÓN DEL AGUA DE COLONIA

La destilación es el acto galénico fundamental para esa preparación.

Para el «alcohol etílico» (alcohol vínico), Raymond LULLE, el “Doctor Iluminado”, apodo lógicamente no usurpado como investigadores que son, de todos los tiempos, personalmente implicados en su trabajo, indica en el siglo XIII como conseguir el “AQUA ARDENS”: basta con colocar el vino al baño María en un alambique y recoger las primeras fracciones destiladas.

 

Por redestilación, este alcohol se rectifica, esto quiere decir que su grado queda en cerca de 90°, grado necesario para disolver correctamente los aceites esenciales en cantidad suficiente.

 

 

 

 

 

L'Empereur Napoléon 1er Alambic

Para obtener los aceites esenciales es necesario sumergir una parte de plantas frescas en tres partes de agua a hervir en la caldera de un alambique y, a continuación, rápidamente añadir la cabeza y el refrigerante y destilar hasta que solo haya esencia. Esta queda flotando sobre el agua aromática en el depósito de recogida y puede removerse con la pipeta.

 

Finalmente, basta con mezclar el “ALCOHOL ETÍLICO” con los aceites esenciales en las proporciones adecuadas.

Una fabricación artesanal de AGUA DE COLONIA era, por tanto, perfectamente posible, usando esta sencilla técnica, en LONGWOOD por ALI, tal como ROBINSON CRUSOÉ recreando, con los recursos locales y algunos objetos salvos, las condiciones de vida que eran las suyas en el mundo que él tenía antes de su naufragio.

 

 

Jean-François MARCILLY